Aportación

Los tres primeros años de edad: su importancia

La revista National Geographic, en su número de este enero, publica un interesante reportaje sobre el desarrollo del cerebro humano. El cerebro infantil presenta en los primeros años de vida muchas más sinapsis que en la edad adulta, y es cuando define su configuración futura.

Tal como se ve en el gráfico adjunto, las capacidades para la habilidad verbal, las relaciones sociales, los símbolos y las ideas…  tienen un máximo hacia los 7-9 meses de edad y a partir de los 3 años ya está prácticamente definido. Las funciones cognitivas superiores, como el pensamiento crítico, el pensamiento reflexivo, la respuesta meditada… tienen un máximo al año de vida, y las funciones ligadas a los sentidos: vista, oído, tacto…  se acaban de definir hacia los tres años de edad.

Es decir, el periodo entre el momento del nacimiento y los 3-4 primeros años son cruciales. Esto lo sabemos bien los que hemos tenido la suerte de tener un hijo o hija en ese periodo de su vida.

Lo que no dice el estudio es qué le ocurre a ese cerebro (a esa persona) cuando con tres años y medio se le rompen traumáticamente todos sus referentes….

 

Red_neuronal

Aportación

LO QUE HAY QUE EVITAR

Claudi es una persona de 68 años. Recuerda que el 7 de enero de 1957 unas vecinas  lo llevan al Paseo de Gracia 75, en Barcelona, el Tribunal tutelar de menores. Su madre estaba enferma. Después de varias gestiones lo trasladan a lo que hoy llamaríamos un centro de menores.

Nadie le explicó nada. Él, con 11 años en ese momento, pensó que su madre vendría pronto a buscarlo y continuó haciendo lo de siempre: “estudiar, leer, estarse quieto y callado”.

A mediados de julio de 1958 otra familia lo adopta (“afillar” dice él) y la relación con su madre se acabó para siempre. Como su nueva familia era pobre se tuvo que poner a trabajar enseguida, intentando entender aquello que nadie le explicaba.

Comenta: “… que me encerraran y además sin ninguna explicación considero que es lo peor que me ha pasado en la vida, me dejó fuera de juego, y yo intentaba llevar una vida normal, pensando cómo viviría con mi madre y procurando hacer lo mismo que hubiera hecho con ella…Esta situación me produjo un dolor inmenso.”

Con su madre ya muerta continua: “ … cuando supe que me había estado buscando, me produjo un dolor inmenso y pienso que de haber sabido eso habría actuado de otra manera. Ahora sé que es demasiado tarde para cambiar nada y estoy al final, pero creo que me he pasado la vida esperando, hasta que fui consciente de que nunca más viviría la magia de mi vida con mi madre. Y saber que ella me quería y me buscaba, eso ha sido lo peor.

Cuando le pregunto qué le diría a los responsables de menores hoy en día, me dice: “que escuchen a los pequeños, que no los separen de sus padres, que no los enfrenten con ellos. Que si hace falta algún asistente social para ayudar a las familias que se gasten un poco más en eso. Que no traten a los niños como no existentes o discapacitados. Que siempre puedan tener visitas o reencontrarse con sus padres, ya que para ellos son magia y poesía para su formación como personas completas, que les den el máximo amor.. si no, crearán monstruos y todos lo pagarán.

Y acaba diciendo: “si alguien puede pensar que continuar con mi madre hubiera sido peor, les puedo asegurar que lo que gané con su decisión no creo que compense lo que perdí…”

Y termina: “Con todo mi amor y recuerdo a todos los niños y esperando que sean lo más felices posibles con sus seres que ellos quieren”

Todo lo anterior está extraído de las respuestas a unos cuestionarios que pasamos en uno de los talleres de Aprodeme. Aún recuerdo cómo los ojos tristes, apagados de Claudi se abrieron como platos cuando la abogada le dice que hay una posibilidad de encontrar papeles y explicaciones que lleva buscando toda la vida.

¿Cuántos “Claudis” estaremos creando en estos momentos?…..

Aportación

Los diez derechos de la infancia que Catalunya vulnera

El Síndic de Greuges alerta de un “estancamiento” en las políticas de atención a los menores | 

(La Vanguardia, 19/11/2014)

 

En Catalunya, como en el conjunto de España, cada vez hay más niños pobres. Escuelas y servicios sociales han visto cómo el número de menores con problemas aumenta; el último informe de Unicef señalaba que cerca de un tercio de los niños españoles vive por debajo del umbral de la pobreza; los datos del Idescat para el 2012 indican que un 29,4% de las personas menores de 16 años se encuentra en una situación de pobreza relativa. Y sin embargo no existe ningún plan global para combatir esta situación.

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha alertado esta mañana en el Parlament de un “estancamiento” y en algunos casos retroceso de las políticas sociales que socavan el bienestar de los menores. En su nuevo informe sobre los derechos del niño –que coincide con el 25 aniversario de la Covención de la ONU- reclama una actuación urgente en diez ámbitos relacionados con la infancia. Los derechos del niño “no se están protegiendo o garantizando de forma adecuada y, en algunos casos, se están vulnerando”, concluye Ribó. Una llamada a la acción que comparten la Federació d’Entitats d’atenció i d’educació a la infància i adolescencia (Fedaia), la Federacion de asociaciones de vecinos de Barcelona o la Federación de asociaciones de madres y padres de alumnos de Catalunya (Fapac).

 

  1. Necesidad de una renta mínima garantizada

Las ayudas que destina la Generalitat para las familias en riesgo de exclusión han disminuido desde el 2011. Es una de las grandes contradicciones de las políticas sociales de la Generalitat, alerta el Síndic. Más pobres y menos ayudas. Las restricciones que aprobó el Govern de CiU en el 2011 sobre la Renta mínima de inserción ha hecho que el número de beneficiarios menores de 16 años haya pasado de 30.360 niños en mayo del 2011 a 19.258 niños en septiembre del 2013, mientras que la partida para esta Renta se redujo en 5,3 millones de euros. El Síndic sí destaca que en el 2014 se ha producido una recuperación, con 4.000 nuevos beneficiaros de menos de 16 años. Con todo, el número de niños que recibe esta subvención a través de su familia está a niveles del 2010. El informe de la sindicatura ve inadmisible que los recortes afecten el ámbito de la infancia y reclama que se determine una “renta de suficiencia económica”.

  1. Apoyo y acompañamiento a las familias

Continue reading