Reflexión

El fracaso con los menores no acompañados es un ejemplo del fracaso del sistema de protección

Publicat en el Diari de Sabadell, el Punt Avui, el Periódico de Catalunya i el diari Ara. Llegir aquí

Aquestes últimes setmanes s’estan posant en evidència les mancances del nostre sistema d’atenció a la infància i l’adolescència, davant l’arribada de menors migrants que arriben sense les seves famílies. A més de donar les culpes a tercers o d’organitzar màsters sobre el tema, l’administració hauria de saber com actuar davant d’un problema recurrent, que no és nou. No serveix l’excusa que són “allau” i ens desborden. El sistema no funciona, no accepta les innombrables crítiques que arriben des de tots els àmbits. No vol canviar. El fracàs amb els menors no acompanyats és un exemple més del fracàs del sistema de protecció. Sistema que també fracassa amb els menors que sí que estan acompanyats pels seus familiars, encara que molts tècnics de l’administració s’entestin a no respectar aquests vincles. Falta de garanties de defensa, impotència davant l’administració, arbitrarietat en les decisions, una organització complexa, poc transparent i privatitzada… massa coses que obliguen a repensar el nostre sistema i necessiten valentia per canviar el que no funciona. Comencem ja!


Estas últimas semanas se están poniendo en evidencia las carencias de nuestro sistema de atención a la infancia y la adolescencia, ante la llegada de menores migrantes que llegan sin sus familias.

Además de echar las culpas a terceros o de organizar másteres sobre el tema, la administración debería saber cómo actuar ante un problema recurrente, que no es nuevo. No sirve la excusa de que son avalancha y nos desbordan. El sistema no funciona, no acepta las innumerables críticas que llegan desde todos los ámbitos. No quiere cambiar. El fracaso con los menores no acompañados es un ejemplo más del fracaso del sistema de protección. Sistema que también fracasa con los menores que sí están acompañados por sus familiares, aunque demasiados técnicos de la administración se empeñen en no respetar esos vínculos.

Falta de garantías de defensa, impotencia ante la administración, arbitrariedad en las decisiones, una organización compleja, poco transparente y privatizada, protocolos insuficientes, demasiadas cosas que obligan a repensar nuestro sistema y necesitan valentía para cambiar lo que no funciona. ¡Empecemos ya!

Reflexión

Lo que la neurociencia nos dice sobre la separación familiar

Los traumas por separar a un menor de su familia pueden “programar” a un niño de por vida, aumentando el riesgo de depresión, ansiedad y trastornos psicóticos El costo para el individuo es potencialmente muy alto. También lo es para la sociedad.

Leer el reportaje completo aquí

Reflexión

Heridas emocionales en la infancia que perduran cuando somos adultos

Las heridas emocionales que se sufren en la niñez pueden aflorar en la vida adulta. Y no sirve la excusa de que las competencias del sistema de protección de la infancia y la adolescencia sólo llega hasta los 18 años!

(Quizá, cuando le pueda explicar a E. que no la abandoné ya sea demasiado tarde y el daño esté hecho. Por qué se empeñan algunas técnicas en no hacer las cosas pensando de verdad en esta persona?)

En este artículo se señalan 7 heridas: la primera, el miedo al abandono.

Acceder aquí al artículo